Español  /  Inglés
Facebook Twitter

Contra la atracción paronímica

Beatriz Sosa Martínez*

Se sostiene que el proceso de aprendizaje consta de cuatro etapas: incompetencia inconsciente, incompetencia consciente, competencia consciente y competencia inconsciente1.

Cuando el traductor o la traductora profesional se enfrenta a un texto escrito en inglés, hay muchas palabras conocidas y de comprensión sencilla. En apariencia, esos términos no ofrecen dificultad de traducción que merezca la consulta de diccionarios para conocer o verificar su significado. El peligro está en los matices y en las similitudes entre la grafía en inglés y en castellano, con lo cual el traductor o la traductora los pasa directamente, sin corroborar. Ello puede provocar –en algunos casos– traducciones incorrectas; en otros, sin ser totalmente incorrectas, el uso de términos que resten claridad, riqueza lingüística, o estilo a la traducción, y otras veces, sin que su traducción literal constituya necesariamente un error o un anglicismo, como dice Antonio Medrano, se cae “en la innecesaria imitación servil del inglés”.

Una metodología a recorrer para mejorar este aspecto de la traducción, teniendo en mente las cuatro etapas indicadas del proceso de aprendizaje, podría comenzar por el estudio de teórico del fenómeno denominado atraccióni o tentaciónii paronímica, permitirá empezar por tomar conciencia y no caer en la trampa de colocar en la traducción el término en español más morfológicamente cercano al inglés aunque no sea el más correcto. Este fenómeno consiste en dejarse llevar por parónimos interlingüísticos, es decir, palabras que se pronuncian igual o que se escriben de la misma manera: los homófonos y los homógrafos, muchos de los cuales se convierten en “falsos amigos”.

Una vez conscientes de este fenómeno y peligro, se está en condiciones de pasar de la etapa de incompetencia inconsciente a la de incompetencia consciente, en la cual sabemos que existe este riesgo, de manera que tenemos que comenzar a atenderlo y evitarlo.

En esta etapa del proceso entra en juego la investigación, la consulta atenta de diccionarios monolingües y de diccionarios de uso del idioma. Si bien lo más útil es recurrir a esos diccionarios, mencionaremos en este punto dos obras de excelente utilidad, cuya consulta y lectura permanente y sistemática resulta de gran utilidad y de elevado valor didáctico, y uno de sus valores primordiales es que insisten en la necesidad de una actitud crítica en el proceso de traducción.

El “Diccionario crítico de dudas inglés–español de medicina”iii del Dr. Fernando A. Navarro se destaca por tratarse de una herramienta excelente para traductores y traductoras que, pese a ser un diccionario “de medicina”, contiene tantos comentarios útiles y formativos, que los traductores y traductoras que nunca hemos hecho traducciones médicas perfectamente nos podemos valer de él. El autor dice en la introducción que siempre supo que el suyo “habría de ser un diccionario crítico y razonado” y ¡vaya si lo es!iv

El “Diccionario de dificultades del inglés”, de Alfonso Torrents dels Pratsv es otra herramienta de características similares. Si bien se trata de un diccionario publicado en la década de los ochenta –y contiene términos modernos en el momento de su publicación, que no habían sido recogidos entonces por los diccionarios, pero actualmente forman parte del español corriente– su autor tenía muy claro este posible desenlace y lo expresa en la introducción: “…somos también partidarios de fijarnos unos ideales muy altos, que luego la realidad ya se encargará de rebajar. Por ello, cuanto más elevadas sean nuestras normas lingüísticas de partida, mejor resistiremos los embates de la degradación general del castellano, ante la que, inevitablemente, alguna vez tendremos que ceder.”vi

La consulta sistemática a éstos y otros diccionarios, sumada a la investigación cotidiana, seguramente permitirán avanzar en el proceso de aprendizaje, con lo cual se ingresaría al vaivén permanente entre la competencia consciente en la traducción de ciertos términos –hasta incorporar soluciones satisfactorias de traducción para ellos¬– y la necesidad de traducir términos nuevos que requieren nuestro proceso de investigación y búsqueda para hallar nuevas soluciones satisfactorias. Seremos competentes en la traducción de algunos términos, que quedarán incorporados a nuestros conocimientos sin necesidad de volver a realizar todo ese proceso de búsqueda, consulta e investigación, se tratará de la etapa de competencia inconsciente (ya no tendremos que hacer todo el proceso de reflexión e investigación para traducirlos). Seguramente llegarán otros términos, para los cuales deberemos realizar el mismo proceso.

Bien sabemos los traductores profesionales que la traducción acrítica no siempre tiene su origen en el desconocimiento, sino que muchas veces proviene de la fatiga, de falta de atención, de interferencias lingüísticas inconscientes, de distracciones momentáneas, de faltas de reflexión, de plazos muy ajustados y de otros factores, pero la manera de evitar que ello ocurra, será tomar conciencia de términos que, pasados irreflexivamente del inglés al español más cercano, darán como resultado una traducción de peor calidad. Pero confiamos en que un proceso de aprendizaje para contrarrestar ese fenómeno paronímico, debería permitir una superación, un proceso más esmerado y, por ende, una mejor traducción.

“Case” y “evidence”: dos ejemplos
En el marco de las reflexiones anteriores, se ofrecen a continuación solamente dos ejemplos ilustrativos con soluciones alejadas de la tentación paronímica y alternativas a otras traducciones un tanto más cercanas al original:

CASE

As the case may be – según
In any case – de todas formas, sea como sea
The case in progress – el proceso en curso
That is the case – así es
It’s a case of – se trata de
Case in point – ejemplo ilustrativo
A case can be made that – se puede afirmar fundadamente
Case history – antecedentes, expediente, historia clínica, ejemplo típico, trayectoria
Merits of the case – el fondo de la cuestión
In the vast majority of cases – la mayoría de las veces
To be a case in point – servir de ejemplo
To make a case – presentar argumentos
In the case of – tratándose de
The case for – en defensa de
That being the case – siendo así
As in the case – como ocurre con
If that’s the case – si es así
I think you have a case – tu petición me parece legítima
Case conference – sesión clínica
There is no case – queda sobreseído
To be a case for – Razonamiento en favor (en contra); razones de peso, justificación; defensa, argumentos; abogar por, estimar que hay fundamento para, ser aconsejable
The case for defense/prosecution – la defensa/la acusación
The theory of the case – tesis/posición defendida por una parte/base jurídica de la causa
On a case by case basis – Con criterio individual; estudiando cada situación por separado o individualmente; según las circunstancias de cada uno
You have no case – carece de base jurídica
To state one’s case – exponer sus razones

EVIDENCE

[Teniendo presente que: “Lo evidente en castellano es precisamente lo que no necesita “evidencia” en el sentido inglés, es decir, pruebas documentales” (Salvador de Madariaga, Diario ABC, 1970)]
Prueba, prueba documental, hechos, datos, elementos de juicio, indicio, señal, muestra, medio de prueba, testimonio, declaración, signos, observaciones, indicaciones, justificante, comprobante, constancia
Law of Evidence – derecho probatorio
Documentary evidence – pruebas documentales
Expert evidence – pruebas periciales, peritaje
Real evidence – pruebas reales (tipo examen visual del propio tribunal)
Hearsay evidence – pruebas indirectas
Circumstancial evidence – medio de prueba circunstancial, pruebas indirectas
Direct evidence – medios directos
Extrinsic evidence – medios extrínsecos
Conclusive evidence – medios de prueba definitivos
Adduce evidence – alegar
Character evidence – declarar sobre la reputación
Incriminating evidence – pruebas comprometedoras
Evidence to support a claim – tener hechos que sustentan una reclamación
To give evidence – prestar declaración
Conflicting evidence – testimonio contradictorio
To be in evidence – ser manifiesto
On the evidence of – en vista de algo (on the evidence of what she has just told them – en vista de lo que ella acaba de decirles)
(To be) in evidence – estar bien visible
The military was much in evidence. Se veían muchos militares.
Take evidence – tomar declaración
Taking of evidence – diligenciar una prueba
To evidence – ser testigo, dar muestras de algo, testimoniar.

1Cuyo funcionamiento sería aproximadamente como se indica en este diagrama:

contraatraccionparonimica-298x155

* Traductora pública
bsm@internet.com.uy

iMounin, Georges, Los problemas tóricos de la tcción, Editorial Gredos, 1977.
iiAlcaraz Varó, Enrique, El inglés jurídico, Ariel Derecho, 1994.
iiiNavarro, Fernando A., Diccionario crítico de dudas inglés–español de medicina, McGraw-Hill, 2000.
ivMuchos artículos comienzan así: “Evítese el anglicismo…”, o “Evítese la traducción acrítica de…” y a continuación, se desarrollan ejemplos, explicaciones y reflexiones de inmensa utilidad.
vTorrents dels Prats, Alfonso, Diccionario de dificultades del inglés, Editorial Juventud, 1989.
viEn la mayoría de los casos, se proponen soluciones de traducción mediante la ilustración con ejemplos de la prensa y se exponen razonamientos y comentarios valiosos.

 

Los contenidos de esta sección no reflejan necesariamente la posición de CONALTI

Un comentario a “Contra la atracción paronímica”

  1. Ivonne Romero Ugueto dice:

    Excelente reflexión.

Comentar